>

Muelas Cordales

Muelas Cordales

Las muelas cordales o terceros molares son los últimos dientes en aparecer y desarrollarse en la boca. Vienen en edades comprendidas entre los 17 y 25, una época de la vida que se ha llamado la “Edad de la Sabiduría”.

Como son los últimos en aparecer, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival). Si los dientes quedan retenidos, se produce dolor e hinchazón en la zona.

Las muelas del juicio que emergen parcialmente o giradas, también pueden provocar un apiñamiento doloroso y enfermedad. Como los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, la ADA (Asociación Dental Americana) recomienda que las personas de entre 16 y 19 años acudan al dentista para que el profesional evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

Es importante que cuando empiecen a percibir los síntomas de la aparición de la muela del juicio, acudan con un doctor. El podrá monitorear el estado de tu diente, determinar qué problemas puede generarte y especificarte un tratamiento. Además de ello, es necesario que te informes correctamente sobre las consecuencias o los padecimientos que van ligados a este diente.

Básicamente pueden ocurrir 2 cosas:

Provocarte una infección, que puede extenderse incluso a la garganta, o perjudicar la posición y la salud de tus demás dientes.

Al no tener suficiente espacio para nacer, este diente suele ir empujando el resto de tu dentadura, buscando desesperadamente el modo de aflorar.

Entre las principales molestias y complicaciones figuran las siguientes:

• Pueden empujar los dientes ya existentes y desalinearlos, provocando problemas estéticos.

• Pueden destruir los segundos molares, causarles caries, desmineralización y erosión o desgaste.

• Provocar procesos inflamatorios e infecciosos conocidos como abscesos.

• Dolores severos, incluso de cabeza, debido a la presión que ejercen las muelas en su intento de salir.

• Quistes o tumores dentarios que destruyen el hueso que rodea la muela.

• Enfermedades en encías y maxilares.

• Formación de placa y bacterias.

Pero no te asustes, por medio de exámenes radiográficos de los maxilares, puede determinarse si las cordales cuentan con espacio suficiente para salir sin provocar complicaciones. O muchas veces la asistencia regular al dentista, es útil para detectar a tiempo cualquier problema con tus muelas del juicio.

En que consiste la extraccion de las muelas cordales

El procedimiento para extraer sus muelas cordales dependerá de cuán profundamente impactadas están sus muelas. Muchas de estas muelas simplemente se pueden extraer como cualquier otro molar. Una vez que la anestesia ha hecho efecto, su dentista o cirujano oral ampliará el área donde se encuentra la muela, utilizando un instrumento llamado elevador o un par de pinzas especiales. Entonces moverá la muela de lado a lado hasta que esté lo suficientemente floja como para ser extraída por completo.

Sin embargo, si su muela es más difícil de extraer, su dentista o cirujano oral hará un corte en sus encías y puede que quite un poco de su hueso maxilar para llegar a su muela. Sacará sus muelas del juicio y luego, si es necesario, cerrará las heridas con puntos de sutura.

La mayoría de las extracciones de muelas del juicio suelen demorar solo unos minutos, pero los casos más difíciles pueden tomar unos 20 minutos.

Recuperacion de la extraccion de muelas cordales

Si es necesario, puede tomar un analgésico de venta sin receta, por ejemplo, paracetamol o ibuprofeno. Siga las instrucciones del prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico. No tome aspirina, porque esto puede empeorar el sangrado.

No enjuague vigorosamente su boca durante las primeras 24 horas después de la extracción de una muela del juicio ya que esto puede perturbar los coágulos de sangre que ayudan al proceso de curación. Luego de las comidas, se puede enjuagar suavemente con agua tibia con sal (media cucharadita de sal de mesa disuelta en un vaso de agua).

Deberá cepillarse los dientes como de costumbre, pero durante los dos primeros días no cepille la herida.

Al principio, es posible que sienta pequeños fragmentos de hueso con su lengua. Estos son los bordes del alvéolo dental que desaparecerán tan pronto como sane la encía.

Alimentos y bebidas

Para empezar, usted debe comer alimentos blandos y volver poco a poco a su dieta habitual una vez que su mandíbula se sienta menos rígida.

Sangrado

Si las encías sangran, doble un pañuelo limpio o una gasa, colóquelo donde sangra la encía y muerda durante al menos 10 a 15 minutos. No enjuague su boca o se acueste hasta que el sangrado se haya detenido.

La mayoría de las personas no presentan ningún problema después de la extracción de las muelas cordales. Sin embargo, consulte inmediatamente a su dentista o a su médico de cabecera si desarrolla cualquiera de los siguientes síntomas:

• Sangrado que no se detiene después de aplicar presión o que se prolonga más de media hora

• Dificultad para respirar o tragar

• Dolor intenso que no se alivia con analgésicos

• Temperatura alta

• Inflamación que se prolonga durante más de tres días después de la operación

¿Cuales son los riesgos?

La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento frecuente y generalmente seguro. Sin embargo, para poder tomar una decisión informada y dar su consentimiento, usted debe estar al tanto de los posibles efectos secundarios y del riesgo de complicaciones que conlleva este procedimiento.

Efectos secundarios

Estos son los efectos no deseados, aunque en su mayoría temporales, de un tratamiento exitoso; por ejemplo, sensación de mareo como resultado de la anestesia general.

Es posible que su rostro esté un poco inflamado, tenga hematomas, dolor o rigidez de la mandíbula hasta por dos semanas. Estos síntomas generalmente son más intensos durante los primeros dos o tres días y luego mejoraran gradualmente.

Complicaciones

Ocurren cuando surgen problemas durante la operación o después de la misma. La mayoría de las personas no se ven afectadas. Las posibles complicaciones de cualquier operación comprenden las reacciones inesperadas a la anestesia o el sangrado excesivo.

Las complicaciones específicas de la extracción de las muelas del juicio son poco frecuentes pero podrían incluir:

• Infección

• Daño accidental a otros dientes y a la mandíbula durante la operación

• Dolor intenso causado por alveolitis seca: esto es cuando el coágulo se desprende de la herida exponiendo el hueso y los nervios, causando dolor y retrasando la curación

• Entumecimiento del labio inferior o la lengua, o cambios en el sentido del gusto: esto puede ser causado por daño a los nervios y existe una pequeña probabilidad de que sea permanente

• Rigidez de la mandíbula: es posible que no pueda abrir completamente la boca

Los riesgos exactos dependen de su caso en particular y son diferentes para cada persona, por lo que no hemos incluido ninguna estadística aquí. Consulte al dentista o cirujano oral para que le explique cómo se aplican los riesgos a su caso.

Our Medical Partners

centro de tomografia facial 3d costa rica
   

Site Map - Sitemap - Privacy Policy

 

Designed by 7Itservices.com